domingo, 13 de diciembre de 2015

"Exposición Cuarto Milenio" y "Noches del Misterio" en Las Palmas de Gran Canaria

    Hoy vengo con un offtopic como una casa, pero quiero compartirlo porque me hace muchísima ilusión, y porque tiene sentido que hable de esto aquí, de verdad. Preparados, que viene un texto larguísimo.
    Antes de nada dejar claro que yo nunca he sido fanática de nada ni de nadie. Cierto es que tuve un ramalazo con las Spice Girls allá por el 97 (¿quien no?), pero no fue muy lejos: nada más allá de la camiseta del anuncio de Pepsi y un poster al lado de la ventana que no duró mucho colgado. Me gustan muchas cosas, y algunas me gustan mucho, admiro a gente, pero he de dejar claro que ni entiendo el fenómeno fan ni lo quiero entender. ¿A qué viene esto? Pues porque voy a decir muchas cosas que no quiero que den lugar a confusión, y ya de por si esto va de misterios :P ¡Empezamos!
     Creo que nunca lo he comentado por el blog, pero si, soy una de esa legión de gente llamados "milenarios" :)
    Hace 10 años, cuando nació la cadena Cuatro allá por 2005 y yo solo tenía 18 añitos, una noche descubrí un programa de misterio llamado Cuarto Milenio, y semana a semana fui quedando atrapada con sus historias. A raíz de descubrir el programa de televisión, poco tiempo después, me enteré de que existía Milenio 3, el programa de radio hermano en Cadena Ser... y entonces ya quedé totalmente enganchada a la forma de contar historias de Iker Jiménez y todo su equipo. Conservo todos los podcast, desde el primero en 2002 hasta el fin de su emisión en junio de 2015, y soy de esos a los que desde esa noche y ese último programa tan triste les falta esa compañía y se sintió un poco más solo.
    Y aquí estoy, 10 años mayor, sin haberme perdido una sola emisión de Cuarto Milenio (y guardando los audios, que no me guardo el programa entero porque no puedo almacenar tanto giga), también enganchada al nuevo programa "Universo Iker", abriendo iVoox siempre que me toca trabajar en un ordenador que no es el mío y con todos los dispositivos que tengo capaces de reproducir mp3 plagados de podcast de Milenio 3. 
    Y es en esta parte de la historia donde tiene sentido que hable de esto en un blog que uso principalmente para compartir mi trabajo de ilustración: la voz de Iker Jiménez y sus historias llevan 10 años siendo la banda sonora principal de mis horas de dibujo. También pongo música y otros podcast, pero si empezamos a contabilizar horas... no hay duda de quien tiene la mayoría, y por goleada. No importa que creas o no creas en los temas que tratan: la forma de contar, de exponer los temas, las maravillosas músicas y las fantásticas dramatizaciones crean una atmósfera tan especial que durante esos minutos quedas atrapado por el misterio, da igual cual, y ese universo tan especial me ayuda a trabajar a la vez que me hace compañía, que cuando eres dibujante sueles estar solo muchas horas al día.  
    Y ya no solo para dibujar: en un atasco, en horas de viaje, momentos de espera, cuando he pasado una mala racha... ahí están esos audios, manteniendo mi mente ocupada, centrando toda mi atención en algo, llevándome lejos. 
   Y en contra de lo que a lo mejor puede parecer, no soy una persona nada crédula, incluso tengo creencias religiosas escasitas. Todo lo contrario, soy bastante racional. Nunca me ha ocurrido nada que no tuviera una explicación, creo que la gran mayoría de cosas que pueden parecer extrañas a priori, no tienen nada de paranormal. Pero también creo firmemente que no somos capaces de explicarlo todo... todavía, y afortunadamente porque si no, que aburrimiento eterno nos esperaría. Creo que, sin dejar de tener los pies en el suelo, siempre es bueno tener una puerta abierta, buscar respuestas, experimentar, poner cosas en duda, revisar dogmas. Y que carajo, me gusta que me cuenten cosas, me gusta escuchar y, sobretodo, me gusta soñar, de lo contrario no me estaría dedicando a lo que me dedico y que tantos dolores de cabeza, canas y ataques de nervios me produce. La curiosidad es algo precioso, y creo que el que no la siente, sea lo que sea lo que la motive, debe estar un poco muerto por dentro.
    Por eso cuando me enteré de que la exposición de Cuarto Milenio iba a estar en Las Palmas de Gran Canaria y que Iker y Carmen Porter iban a estar también allí con sus Noches del Misterio no me lo podía creer. ¡Nunca pensé que esa exposición fuera a venir a Canarias, estando tan lejos! Así que sin dudarlo, viviendo yo en Tenerife, decididamente iba a viajar a la isla vecina para poder disfrutarla: compré mi entrada para la exposición para el día 10, coincidiendo con Las Noches del Misterio, que ya que ellos venían quería vivir la experiencia al completo. Y sería mi único día de vacaciones en todo el año, así que iba a desconectar de todo de verdad.
    En la exposición de Cuarto Milenio se muestran las distintas piezas y esculturas que el artista Juan Villa crea en su empresa, Prometeo Escultura, para cada programa de televisión a modo de recreación de los diferentes temas: enigmas cósmicos, arqueológicos, criptozoológicos, objetos imposibles, personajes de la historia... así que además de ser una exposición con una temática interesante, también lo es por su contenido artístico: la verdad es que me moría de ganas por ver todas esas creaciones desde cerquita. 
   Y llegó el día 10, y para allá que me fui con toda la ilusión, y también con un mínimo miedo a tener las espectativas muy altas y que al final no fuera para tanto. Tenía mi entrada para las 6 de la tarde, pero cogí el barco a las 7 de la mañana, para aprovechar el día en Las Palmas, que es una ciudad que me gusta muchísimo, y en Navidad se pone preciosa.

El barco tarda unas 3 horas, pero es tiempo que disfruto porque lo tengo para mí: empecé a leer "Tambores de Otoño", de Diana Gabaldon, el cuarto de la serie Forastera. El verano pasado cayó en mis manos el primero, y ahora vivo enamorada de Claire Randall y Jamie Fraser.



   Y vaya si lo aproveché: paseos por Triana, Vegueta, y después de comer paseo por las Canteras antes de la exposición: el ambiente navideño a 30º paseando sin zapatos por la arena y metiendo los pies en el agua es raro, pero bonito (hacía un día de verano, y yo estaba paseando por ahí con unas botas tremendas y unos calcetines largos: ¡es que en la zona de Tenerife donde yo vivo hace fresquito!).
Hamburguesa y cañita en el 200gr al lado del Gabinete Literario: carne al grill con tomate, queso de cabra, mermelada de pimiento rojo y huevo frito. La segunda mejor hamburguesa del mundo, después de las que hace mi padre.
30º, y yo solo me llevé esas botas.
    Al fin, las 6: hora de entrar a la expo. Tuve que darle un par de vueltas al Auditorio Alfredo Kraus para averiguar por donde se entraba, cosas de ser de fuera y que la taquillera estuviera a tope con muchas señoras dicharacheras. Llegué de los primeros, pero poco a poco se fue juntando gente... y llegamos a ser muchísimos. Al entrar, por fin, he de decir que la primera impresión no fue muy buena: demasiada gente para un espacio reducido, todos queríamos mirar, sacar la foto, ir de un lado a otro... bastante agobiante. "Si esto va a ser así, no se si voy a disfrutarlo", pensé. Pero por suerte solo fue una primera impresión: poco a poco muchos avanzan, otros se quedan rezagados, nos dispersamos, y al final quedamos un grupo de 5 o 6 personas mirando tranquilamente a través de las salas.
¡Antes de entrar! :)
    Adelanto que la expo no solo cumplió mis espectativas, sino que las superó con creces. Está organizada por salas, secciones donde las piezas están separadas por temas, y tienes la opción de coger una audioguía donde el propio Iker te va narrando cada sala a medida que avanzas y resaltando la historia de muchas de las figuras que podemos ver. Cada ambiente estaba delimitado no solo por el cambio de sala, sino por la diferente iluminación: contínuamente se combinan las luces, de distintas intensidades y colores, y se juega con las sombras y esto, junto a un hilo musical, crea un ambiente muy bonito, misterioso y especial. Y las piezas... qué decir: por la tele pierden una barbaridad. Tienen un nivel de detalle y de trabajo impresionante: cada forma, textura, piecita... Juan Villa es un Artista con mayúsculas. Me gustó especialmente la recreación de la casa de María Gómez Cámara con las caras de Bélmez, que realmente da la sensación de que estás en la cocina de aquella casa; también la zona de los chamanes, con esos atuendos misteriosos e impresionantes, la criptozona (que yo desde bien pequeñita he sentido pasión por los bichos extraños y mitológicos, y aquí hay tantos y de un tamaño tan grande que de verdad impresiona) pero, sobretodo, la zona de las momias. No soy una persona aprensiva pero tengo que reconocer que esta sala me intimidó, y alguna recreación me hizo echarme instintivamente hacia detrás: el nivel de detalle milimétrico, y esos ojos de cristal... y las manos, con esas uñas. No me habría podido imaginar que lo que más me impresionara fuera una mano seca con las uñas largas y quebradas.
¡Los Visitantes! A mi lado, el monstruo de Flatwoods.
El Demonio de Dover como testigo de que no tengo el carnet de palo de selfi.
Las esculturas de Juan Villa parecen piezas reales.
    Casi tres horas estuve dando vueltas allí dentro: observando, escuchando la audioguía, leyendo las cartelas explicativas... y sacando algunas fotos. Nunca he sido de selfies porque no me gusta salir en fotos, pero quería tener un recuerdo: comparto algunas, están sacadas con el móvil, con poca luz y sin flash (el flash si que es algo que da miedo), por lo que se ven borrosas, y tengo un arte terrorífico para encuadrar autofotos, pero están hechas a modo testimonial y de recuerdo de un día especial :)
Con el Mothman.
Encuadre del terror con las aves del terror.
    Al final de la expo está la tienda (menos mal, porque comprar a península desde Canarias es un imposible, entre gastos de envío abusivos, aduanas, DUAS y piraterías tercermundistas varias), así que sin dudarlo me llevé el catálogo de la expo, con buenas fotos sacadas por Annaïs Pascual, fotógrafa del programa, y las explicaciones de las piezas (un libro es un buen recuerdo, si lo cuidas, estará contigo para siempre), y una pulserita de caucho de la nave del misterio de recuerdo (y una taza que me pidió mi amigo Manu, y que como no le entregue YA corro el peligro de terminar llenando de te y mojando galletas Príncipe).
 
 
    Resumiendo: si la exposición de Cuarto Milenio pasa por tu ciudad, tanto si eres seguidor del programa como si simplemente estás interesado en las esculturas o quieres pasar una tarde diferente, no lo dudes y asiste. Para mi fue una experiencia preciosa: disfruté de cada caso, de cada pieza, de la atmósfera que han creado, agradecí tremendamente tener la audioguía... y viví cosas muy bonitas y que no se ven en muchos ambientes: desde un padre con su hijo pequeño que le iba contando qué era cada una de las esculturas y su historia, gente que me saca 30 años que comentaba la información de las cartelas conmigo hasta señores jubilados que pasaban por allí con la misma ilusión que tenía yo; una variedad inmensa de gente de todas las edades y apariencias interesados y dejándose llevar por la misma experiencia. Eso no lo consiguen muchas cosas.

Criptozona.
No podía faltar una foto con las sirenas :)
    Tres horas más tarde salí de allí corriendo, ya que tenía el tiempo justo de cenar, pisar el hotel para cambiarme rauda como el viento y salir a la carrera para llegar al Teatro Pérez Galdós, a Las Noches del Misterio. Cuando fui a comprar mi entrada (más de un mes antes, por internet), ya solo quedaban las de anfiteatro, un poco lejos, pero al menos pude conseguir de las primeras filas, y se veía sin problemas. Fue también un ambiente bonito: 1000 personas en el teatro escuchábamos las experiencias de Iker y Carmen, casos nuevos no contados en antena y anécdotas, acompañados por los muñecos malditos y los gigantes de Gáldar, en el escenario, y proyecciones en la pantalla. Tres horas en las que, tras pedirlo Carmen, no se vio una pantalla de móvil hasta que se encendieron las luces para las preguntas finales. Entre el público estaban Jose Gregorio González y Fernando Hernández, investigadores canarios (recomiendo escuchar el programa de radio "Crónicas de San Borondón" si no lo has hecho), con lo que también se dieron anécdotas y casos, enriqueciendo la charla. Y al final, una hora de preguntas del público: preguntas de todo tipo, contestaron a todos, hablaron de todo... muy simpáticos y agradables, cercanos: se respiraba el mismo ambiente que en radio, solo que mucho más acompañado, se sentía el cariño. Salí de allí casi a la 1 de la mañana, contenta como una niña chica: me habría gustado saludarlos, quizá una foto, quizá una firma en el catálogo de la expo que lo hiciera un poquito más especial, pero no pudo ser. Tampoco pasa nada: seguiré disfrutando con su manera de contar, y no colecciono autógrafos.

"Las Noches del Misterio" en el Teatro Pérez Galdós, última hora de preguntas.
   Y hasta aquí, mi día milenario en Las Palmas de Gran Canaria, que viví con mucha ilusión: es necesario vivir algo con ilusión especial de vez en cuando. Como dije al principio esto no tiene nada de fenómeno fan: tanto Iker como Carmen y Juan Villa son personas a las que admiro: un programa de radio que duró 13 años y no terminó porque la audiencia no respondiera, sino por decisión propia; un programa de televisión que lleva emitiéndose 10 años, con lo que es la tele (y más la española hoy en día, que salvo contadas excepciones, da vergüenza), contar con un artista plástico que haga palpable lo que se cuenta en el programa semana a semana, y mover todo eso por todo el territorio español para que podamos admirarlo de cerca, con esa presentación tan cuidada (y no olvidarse de Canarias, con lo fácil que es por lo lejos que estamos), esa forma de comunicar tan cercana, sin leer ni un papel, el cuidado en el detalle... algo tienen que consiguen conectar con la gente. Han conseguido que el misterio sea tratado como un tema más y no como un circo de gente con túnica que habla con espíritus, y lo han hecho saliéndose de las típicas historias de fantasmas, vampiros y aparecidos, cabe de todo: arqueología, conspiración, criminalística, historia, zoología y por supuesto, lo paranormal. Te puede gustar o no, puedes estar de acuerdo o no, puedes creer en lo que cuentan o puedes pensar que son tonterías... pero lo que no se puede negar es que Iker Jiménez es un comunicador por vocación, un contador de historias, que algo tiene, algo hace, que conecta, sin perder la cercanía, tanto él como el equipo habitual del programa consiguen hacerte partícipes de lo que cuentan, y por eso han enganchado a tanta gente (y tan variada, desde crédulos hasta totalmente escépticos), porque es algo bonito, no son programas hechos "para dar miedo", sino que incitan a la búsqueda, a la curiosidad, que te dan las claves de un tema para seguir buscando si te interesa. Y por supuesto que se equivocan, que han metido la pata alguna vez, pero dice mucho de ellos que en esas ocasiones hayan dado una disculpa pública. Así que, si no lo has hecho, simplemente ve o escucha cualquier programa al azar, no desde la perspectiva de que te están intentando convencer o vender algo, sino desde el punto de vista de que te están contando una historia, y quizá te sorprendas. Ya lo de creer o no ¡cada uno con lo suyo!
    Y nada, si alguien que pueda hacer algo me lee: por favor, traigan la exposición a Tenerife, que conozco mucha gente que se ha quedado sin ir, y yo volvería (compraría las entradas con los ojos cerrados, para luego poder mantenerlos bien abiertos).

Desayuno de hotel, que rico.
    ¡Esto no ha acabado! Como cogía el barco a las 4 y media del día siguiente tuve toda la mañana para callejear, con mi visita obligada a Moëbius (una tienda especializada por la que me gusta ir cada vez que piso la ciudad) y después, nuevamente pateo por el paseo de Las Canteras, esta vez para ir a ver el Belén de Arena que hacen cada año por Navidad, que hace algunos años que no podía ver: una preciosidad, como siempre, esculturas de arena enormes y oníricas. Y después, al barco, donde estuve las siguientes tres horas leyendo, durmiendo, pensando... disfruto mucho esas horas de viaje.
    Y hasta aquí mi jueves y viernes de vacaciones, llenos de ilusión, llenos de ARTE, llenos de historias. Espero que no te hayas aburrido si has llegado hasta aquí, imagino que si te lo has leído entero es porque el tema te resulta interesante de algún modo... en el siguiente post, volvemos a los dibujos :)

Playa de Las Canteras, un 11 de diciembre, y yo con una chaqueta en la mochila.
Belén de Arena de las Canteras.
Los Reyes Magos.
Esto no se lo que era, pero era una preciosidad.
Un detalle, desde otro punto de vista. Ese castillo era mágico <3
Y hasta aquí el miniviaje: esperando la guagua que lleva hasta el barco, con los pies muy hechos polvo ¡pero feliz!

lunes, 30 de noviembre de 2015

Colegas y Hechizos


"Colegas y Hechizos" fue una exposición que realicé en el mes de septiembre en la bonita librería-juguetería "La Casa del Baobab", en donde hay exposiciones durante todos los meses de un ilustrador infantil diferente. 

En esta ocasión expuse la ilustración final realizada en acuarelas, acompañadas de su boceto final, hecho con prismacolor, grafito y tinta blanca sobre papel kraft.

¡Espero que les guste! :)

Puedes ver las ilustraciones también en mi galería en Behance


jueves, 26 de noviembre de 2015

Merkarte 2015/2016


Este año también he sido seleccionada para participar en Merkarte 2015/2016, exposición en la que tengo a la venta ilustraciones originales y algunas print numeradas de edición limitada, junto a otros 44 artistas.

Como el año pasado, Merkarte se encuentra en la Casa Lercaro (MHAT), Calle San Agustín 22, La Laguna, Santa Cruz de Tenerife, desde ayer 25 de noviembre hasta el 17 de enero de 2016.

Siempre es un buen lugar donde adquirir regalos/autorregalos diferentes para esta Navidad, ya que hay variedad de obra plástica de diferentes estilos y precios.

sábado, 10 de octubre de 2015

"Mirada de ilustrador", artículo en C Magazine


¡Hoy ha pasado algo fuera de lo normal! Aparezco en un artículo de la revista CMagazine, junto a ilustradores fantásticos como Nareme Melián, Jen del Pozo, Victor Jaubert, Renzo Ferrer, Judith García-Talavera y Marcos Cabrera, en el que se analiza la figura actual del ilustrador y de nuestra generación en particular (los que estamos sobre los 30/40). 

Es MUY raro ver tu careto en una revista :D

Gracias a CMagazine, su director Armando Pinedo, el periodista Gilberto González, el fotógrafo Joaquín Ponce de León y al maquillador Jaime Hernández. ¡Ha sido fantástico!

Fotos del interior: salgo junto a Nareme Melián, genial ilustrador y compi de curro. ¡Tenemos que celebrarlo con unos Doritos!
Esta es la revista: C Magazine de Octubre 2015
                              Y un pequeño making of :)

Y aquí está la edición digital de la revista.

viernes, 2 de octubre de 2015

Inktober 2015

Conocí la iniciativa Inktober el año pasado, pero no pude unirme por estar en una etapa de trabajo fuerte y muchos cambios. Este año 2015, aunque hay trabajo igual, he decidido hacer un esfuerzo extra y no perdérmelo, ya que el año pasado muchos compañeros me pusieron los dientes largos, así que... ¡allá voy!

Para quien no conozca esta iniciativa: Inktober se trata de realizar un dibujo a tinta diario durante el mes de octubre y subirlo a las redes bajo la etiqueta #inktober. Se trata de todo un desafío el realizar (y buscar el tiempo para ello) un dibujo diario utilizando tintas, pero se trata de una práctica muy interesante, ya que te permite adquirir un hábito (a veces uno está tan cansado de dibujar por trabajo que olvida hacerlo por placer) y también desarrollar habilidades en una técnica concreta.

Puedes saber más sobre el origen del proyecto en la web de su creador, Jake Parker, aquí.

No se si seré capaz de realizar diariamente este reto o la presión de tener que hacerlo acabará por ser mucha, pero sin duda voy a intentarlo. Lo aprovecharé sobretodo para experimentar tanto con dibujo como con técnica, y guarrear con las tintas, técnicas que hace mucho que dejé en el fondo del cajón. Saldrán trabajos buenos y trabajos malos, pero esa es la gracia :D El día 1 de noviembre colgaré por aquí el proyecto completo. Mientras tanto, puedes seguir mi progreso en Instagram (@noeliacaboart), en Tumblr (http://noeliacabo.tumblr.com/) y en Facebook ( www.facebook.com/noeliacaboart)



jueves, 24 de septiembre de 2015

Invitación para boda


Esta ilustración fue un encargo para una invitación de boda personalizada que realicé en el mes de Julio. Los detalles fueron encargados por los novios: las pajaritas, el castillo de Sintra y las camelias, además de la petición de que la técnica fuera la acuarela. ¡Espero que les guste! :)

PD: he dudado mucho sobre si subir este trabajo o no por la siguiente razón: esto se sobreentiende pero hay gente que aun desconoce el uso de las imágenes que se exponen en internet, por eso especifico: está prohibido utilizar cualquiera de mis imágenes sin pedirme permiso, pero esta, por la temática, es especialmente sensible de ser utilizada, más que cualquiera de las que haya posteado antes. Si has llegado hasta aquí buscando dibujitos de bodas y te has parado a leer: ¡¡EY!! Esta NO PUEDES USARLA. Esta imagen tiene dueño: es de mi propiedad y ha sido especialmente hecha para mis clientes para ese día tan especial, así que ¡EH! ¡Las manos quietas donde pueda verlas! Por respeto hacia estas personas y hacia mi como trabajadora.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...