martes, 3 de agosto de 2010

Teideeeee!!!

El pasado 20 de julio, y gracias a una amiga con buenas ideas, hice una caminata que llevaba años queriendo hacer: subir hasta el pico del Teide, hasta la última piedrecita de arriba, 3718 metros sobre el nivel del mar. Pero caminando desde la base, nada de teleférico, sin hacer trampa! Quería comprobar si era verdad que desde arriba pueden verse las siete islas en un día despejado, además que también era una especie de reto personal: quería comprobar si realmente era capaz de llegar hasta arriba, primero por ver si tenía la resistencia suficiente, y segundo porque aquí la menda sufre de un asma ligera, pero lo suficientemente presente como para acojonarse cuando alguien te dice: "Y vas a subir, siendo asmática???? Estás loca!"  Estaré loca o no, pero vaya si subí. Y sin más problemas que los propios de la altura, lo que demuestra que si, allá arriba tienes riesgo de sufrir mal de altura si no vas con cuidado, y el corazón a los diez pasos te va a una velocidad que hasta da miedo, pero aquí abajo el aire está llenísimo de basura. 

Pondré fotos que saqué (sobretodo panorámicas, me encantan, siempre saco muchísimas) que aunque me encantan, no pueden reflejar todo lo que se siente y se ve allá arriba, pero dan una idea :) Pulsa sobre ellas para verlas en grande.

Vistas desde el mirador; norte de la isla de Tenerife

Empezamos la caminata en las Cañadas después de haber almorzado en un mirador (unos bocadillos que, sin saberlo, serían nuestra última comida decente), cargados con las cosas indispensables: mucha agua, azúcar, frutos secos, la cena, el desayuno, linterna y ropa de abrigo para la noche, a grandes rasgos. Es lo mínimo que uno puede llevar, pero aun así las mochilas pesan bastante, hay que vigilar bien lo que uno se lleva para que no sobre ni falte nada. Así que empezamos a ascender, primero por caminos llanos, rodeados de piedras de mil colores, con el mar de nubes al fondo. Hasta que comienza EL VERDADERO ASCENSO.

Un camino muy fino, muy empinado, muy lleno de piedras y de arena traicionera, así que hay que ir bastante lento: por el camino, porque tus palpitaciones no te permiten ir más rápido y por el riesgo de sufrir mal de altura, hay que ir poco a poco para adaptarse a la altitud, y haciendo paradas para beber agua y comer algo. Cuesta subir, pero es precioso: por allí hay unas extrañas orugas que no parecen de este planeta, bastante grandes y de colores muy vivos; cuando cae la tarde y el sol se empieza a ocultar la sombra del Teide va cubriéndolo todo, hasta llegar incluso a tocar la isla de Gran Canaria. Y así, uno va subiendo (nosotros tardamos algo más de cuatro horas) hasta llegar al refugio Altavista, donde pasaríamos la noche. Menuda sensación la de llegar, mirar por donde has subido, observar el paisaje, entrar, quitarte los zapatos y tumbarte en la cama, a la vez que le das un buche a una Coca Cola fría que acabas de sacar de una máquina por CUATRO euros (que dadas las circunstancias pagas con desesperación y alegría, y resulta ser una de las mejores Coca Colas de tu vida. Gracias tío por sacarla de la máquina que yo no pensé que me hicieran falta cuatro euros ahí arriba! :p).

¡Comenzamos a subir!

Paisaje y mar de nubes al fondo.

Una de las orugas extrañas, son preciosas.

Sombra del Teide al caer la tarde, aún estábamos ascendiendo sin rastro del refugio.

Vistas ahora si, desde el refugio. La sombra que se ve al centro es la del Teide, que llega a Gran Canaria.

Y tras la cena, a "dormir". Que debido a la altura no duermes nada, aunque tus músculos no puedan más, y a mi me dio el peor dolor de cabeza de mi vida que hasta los dientes me dolían, pero afortunadamente siempre llevo aspirinas encima, así que se quedó en un mal rato que serviría para unas risas más tarde. A las cuatro de la mañana en pie, desayuno de los campeones (queso que se había vuelto a fundir, quedando las lonchas nuevamente unidas en un bloque, un pan de molde que se nos había destrozado por el camino y había que tratar con mucho amor si no querías comer migajas, un bote de nocilla del Lidl y un chocolate caliente de una máquina MUY caro, pero hagamos como que en el precio venía incluída la felicidad de tomarte eso allá arriba y a esa hora). Y tras esto, ascenso hasta el pico bajo las estrellas.

También cuesta muchísimo subir, sobretodo el último tramo, pero el ver como amanece por el horizonte mientras ese cielo estrellado increíble sigue sobre tu cabeza te anima a seguir. Y una vez arriba, se te quita todo: olor a azufre, fumarolas... el día estaba absolutamente despejado, desde arriba pudimos ver las islas de la Gomera, el Hierro, la Palma y Gran Canaria (Lanzarote y Fuerteventura no pudimos verlas, en su lugar un precioso mar de nubes); puedes ver el norte y el sur de Tenerife con un simple giro de cabeza, ves como las luces se van apagando a medida que amanece... y todo lo malo que hayas podido tener hasta ese momento se desvanece. Es increíble como el volcán parece mucho más grande cuando estás arriba que cuando se ve desde abajo.

Amanecer, norte de la isla (zona del Puerto de la Cruz, la Matanza, la Victoria...)

Una muestra de las increíbles vistas que hay allí arriba, y de las grandes extensiones de bosques que aun nos quedan :)

Esta soy yo en la cima con la satisfacción en mi cara, cual Jesús Calleja xD
En ese momento estaba en la cima de España!


Después bajar ya es mucho más fácil :p

En resumen, una experiencia que cuesta mucho, pero que vale muchísimo la pena el esfuerzo, porque es increíble lo que se ve y lo que se siente allá arriba: la recomiendo totalmente (pero siempre con mucho cuidado, conociendo las limitaciones de uno, que no es cosa de broma y además, con RESPETO, que encontrarse papeles de caramelo entre las piedras mientras subes da rabia ¬¬ Pero bueno, en general está muy limpio, son cosas puntuales). Volveré a hacerla, no este año pero puede que sí el próximo, e intentaré que sea en mejores condiciones físicas (ensayar un poco antes al menos, para no agarrarme otras agujetas así tan de golpe xD).

Si quieres ver más fotos dirígete a mi Flickr :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...